Mi mudanza internacional desde Barcelona<< volver
CreacomMiércoles, 3 de Diciembre de 2014

mudanzas internacionales desde barcelona mudanzas internacionales barcelona

Todo empezó una noche lluviosa, tras uno de esos días agotadores en la oficina y después de llevar ya demasiado tiempo sin realizar una de mis necesarias escapadas a la montaña para descontaminarme de tanta polución urbana. Cayó ante mis ojos, mientras cambiaba los canales de la televisión sin demasiado entusiasmo, un programa que me abrió de nuevo la ilusión y la mente. En él, unos españoles contaban a la cámara su experiencia viviendo en el extranjero, concretamente, en Costa Rica.

 

Y me dije: “¿Por qué no? Aquí en Barcelona me siento cada vez más atrapado, no tengo hijos todavía, aunque tendría que convencer a mi mujer, la cual sí está algo más ligada a su familia del pueblo”. “Bien, de todos modos lo tengo que intentar”, me dije, y me puse a buscar trabajo en aquel país, a conocer sus costumbres, su modo de vida hasta que hoy, unos meses después, me encuentro aquí, ante vosotros, con las maletas listas, con toda mi casa, mis enseres personales y mi vida, cruzando ya el charco con la empresa de mudanzas internacionales y con un nuevo proyecto por delante.

 

mudanza maletas

 

- Espero que esta fiesta de despedida no sea un adiós, sino un hasta pronto y que sigamos en contacto a pesar de la distancia. Vamos chicos, ahora con las redes sociales y todo eso no será tan difícil, ¿no?

 

- Anda, anda, tú siempre has sido un aventurero, pero yo no sé si podría...

 

- ¿Por qué no? Sí, es cierto que siempre me ha gustado viajar, practicar deportes de aventura, buscar nuevos retos, pero esto es diferente. No creo que vaya en relación con la capacidad de cada cual de tener un ocio más o menos aventurero, sino con las ganas de plantearse nuevos retos, de conocer nuevas formas de vivir y, en definitiva, de crecer.

 

- Ya, Juan, pero entenderás que nos ha pillado por sorpresa todo esto. Aquí que habíamos hecho como una pequeña ONU con amigos de medio mundo y ahora se nos está descascarando el grupo...

 

- Sí, claro que lo entiendo. Pero en este país siempre hemos salido fuera a buscarnos la vida. Por un tiempo creímos que se había revertido la tendencia. Nos convertimos en destino para miles de personas de todo el mundo, pero creo que eso ya pasó. Seguirá viniendo gente, claro que sí, Barcelona tiene mucho que ofrecer. Su industria, sus atractivos turísticos, su historia, sus gentes, por supuesto. Me llevo grandes recuerdos de mi época como director de informativos, pero creo que era el momento de cambiar. Nosotros, como periodistas, debemos estar siempre abiertos a ver la vida de otro modo, a contrastar, también en nuestra propia piel, lo que hacemos y lo que somos, y creo que es lo que voy a hacer ahora. Además, el proyecto de la televisión nacional de Costa Rica es muy interesante. Me permitirá conocer a fondo el país, y, lo que no es menos importante, podré adentrarme en su selva, que engloba gran parte de la diversidad del planeta.

 

 

Despedida mudanza

 

MIS REFLEXIONES INTERNAS

 

La verdad es que, aunque no lo reconozca, no fue todo tan fácil. En mi círculo de amigos paso por ser una persona aventura y osada pero, a veces, tengo la sensación de que lo aparento más de lo que soy. Es decir, me he construido esa especie de caparazón interesante para esconder también cierta inseguridad en mi persona. Claro, un directivo no debe mostrar flaqueza, debe liderar al grupo y, lo más importante, generar confianza. Yo creo que lo he conseguido pero, por ejemplo, enfrentarme a cómo cambiar mi vida de forma radical, a tener que desmontar literalmente mi casa de Barcelona, en la que llevo viviendo diez años, me superaba.

 

transportar casa

 

Afortunadamente, la empresa de mudanzas internacionales se encargó de todo. Un amigo, que vive en Alemania –otro del grupo que ha dado el paso— me la aconsejó y, de momento, estoy muy contento. Mi principal preocupación era si todo iba a llegar en buen estado, cosa que, tengo que reconocer, todavía me quita el sueño. No veo el momento de estar ya en San José y comprobar que hasta el jarrón chino que me regaló mi suegra ha llegado de una pieza. Aunque, si tengo que ser sincero, tampoco me importaría demasiado desprenderme de él, pero claro, mi mujer le tiene mucho cariño.

 

Ella también andaba la mar de confusa y con todo tipo de dudas.

 

 

duda mudaza

 

 

 

Menos mal que el agente de la mudanza nos vino a ver desde el primer momento, nos hizo un presupuesto sin compromiso, nos tranquilizó, nos explicó cómo iban a embalar las cosas, dónde iban a viajar y hasta nos proporcionó un seguro por si ocurría cualquier percance. A ella, realmente, lo de volar no le va demasiado, y menos aún lo de deshacerse, aunque sea por un tiempo, de todas sus cosas, de su ropa, sus muebles... Habíamos pensado en alquilar un trastero en Barcelona por si decidíamos volver, pero finalmente decidimos que, si íbamos a dar el paso, lo haríamos con todas las consecuencias. Eso sí, algunos muebles de menor valor, sobre todo los desmontables, los llevamos con la furgoneta de mi primo a casa de mi madre. Ella tiene sitio de sobra y, la verdad, algunos incluso le vendrán bien.

 

 

furgoneta mudanzas 

 

 

ADIÓS A UNA VIDA EN BARCELONA

 

Tras toda una vida viviendo en el centro de Barcelona, paseando por sus calles, acudiendo regularmente al mercado de La Boquería, contemplando el mar desde el Montjuic junto a mi mujer o escapándome a los Pirineos siempre que podía, no sé cómo voy a habituarme en Costa Rica, pero tengo confianza en que todo saldrá bien. Sí, sé que soy una persona que se adapta a los cambios, pero tengo miedo de que esto me supere. No obstante, cuento con el apoyo de mi familia, de mi mujer y, quien sabe, tal vez pronto tengamos un hijo en Centroamérica.

 

Bebe en mudanza 

 

- Vamos Juan, vente que tenemos que brindar, no todos los días un amigo se convierte en “tico”. Seguro que te irá muy bien por allá, tú eres un tipo echado “pa’ lante”.

- Gracias, Ricardo, me alegro mucho de que estés aquí precisamente estos días, tus consejos me han sido muy útiles para la mudanza. ¿Seguro que llegará todo bien, verdad?

- Claro, hombre. No te digo yo, esta empresa es de plena confianza. Yo cuando hice la mudanza desde Barcelona hacia Berlín no podía ni imaginarme sin mi sofá y mi televisión de plasma, pero no veas mi sorpresa cuando entré en mi nuevo piso y lo vi allí todo colocado, casi me da un pasmo. Eso sí, no se te vaya a ocurrir meter las joyas de tu mujer ahí o tus títulos de acciones. Eso debe viajar contigo. Espero que me hicieras caso y dieras prioridad a tus cosas con más valor personal, álbumes de fotos, recuerdos... pues eso sí es insustituible.

- Sí, sí, ya va todo en el barco desde Barcelona para allá. Me dijeron que ellos se hacían cargo de todos los trámites con aduanas y también, como has dicho, del desembalaje en la nueva casa. Me muero por verla también, en las fotos parecía impresionante, con piscina y todo. No veo el momento de estar ya allí.

 

 

 

mudanza desde Barcelona

 

 

EL MOMENTO DE LA MUDANZA SE ACERCA

 

Y la verdad es que es cierto, después de tanto tiempo de preparación, de dudas y consultas de todo tipo, por fin el momento está cerca. Toco los billetes y me recorre cierto escalofrío de pensar que mi vida va a dar un vuelco pero, al mismo tiempo es ilusionante y esperanzador. Quien sabe, tal vez un día de estos sea yo el que salga por la tele contando mis peripecias en otro país. Yo, y más aún teniendo en cuenta como están las cosas por aquí, aconsejaría a todo el mundo que, al menos, se lo plantee. Que pida un presupuesto y valore si le conviene. Que no tenga miedo, ni por la mudanza internacional, que como se puede ver al final es menos complicada de lo que parece, gracias a todas las comodidades que te dan las empresas especializadas y, también, gracias a los transportes de hoy en día que hacen que todo parezca mucho más cerca y accesible, incluso un pequeño país centroamericano situado a miles de kilómetros.

 

mudanza sofá

 

 

 

MI MUJER ESTÁ YA CONVENCIDA

 

Mi mujer, al contrario de lo que pudiera parecer, está incluso más ilusionada que yo. Al principio le costó hacerse a la idea. Pero, a medida que se ha ido informando, está cada vez más convencida. Lo mismo le pasó con la mudanza internacional. Pensaba alquilar un piso ya amueblado, vender nuestras cosas aquí pero claro, sería malvender realmente y luego vivir con otras cosas que no habían sido elegidas por nosotros o, también, alquilar algo vacío y amueblarlo, pero eso suponía mucho tiempo para elegir y, al final, un gasto.

Nos decidimos por lo que creemos que fue lo más sensato: llevarnos nuestras cosas. Así, además, aunque estemos lejos nos sentiremos de algún modo en casa. Ah, tras tanto investigar, también sabemos ya la mejor forma para que nos manden regularmente comida española; pues claro, el jamón serrano, el queso curado... no nos pueden faltar.

 

 

comida mudanza

 

¿te parece interesante? ¡compártelo!
¿quieres un presupuesto?
otros temas interesantes
últimas entradas
Imagen de seguimiento