Porque tienes que mudarte al menos 5 veces en tu vida.<< volver
CreacomMiércoles, 21 de Enero de 2015

mudanzas particulares mudanzas internacionales mudanza internacional mudanzas

 

Mira a tu alrededor. ¿Te gusta la vida que llevas? No, no se trata de una pregunta trampa. Para contestarla no es necesario que pienses demasiado, de hecho, la clave está en lo que sientas. Si te encuentras a ti misma definiendo tu vida como fácil y cómoda, está claro: necesitas cambios urgentemente. Si te sientes cómoda, satisfecha y la vida no te supone ningún desafío, levántate ahora mismo y sal de ahí. Haz planes o improvisa, lo que prefieras, pero hagas lo que hagas no te quedes en el mismo lugar por demasiado tiempo. A priori, la comodidad puede resultar atractiva y deseable, algo a lo que aspirar y de lo que todos queremos disfrutar, pero no dejes que te atrape. Al menos, no mientras seas joven.

 

Mientras seas joven persigue la incomodidad como sinónimo de experiencias, aprendizaje y emociones. Porque solo cuando estés incómoda estarás creciendo y evolucionando. Va en nuestra naturaleza. Disfrutamos de la comodidad pero anhelamos vivir experiencias excitantes con todas nuestras fuerzas. Expón tu cuerpo, tu mente y tu espíritu a nuevas situaciones que hagan que tu pulso se acelere. Mantente abierta a lo que venga y sorpréndete con lo que la vida tenga que ofrecerte.

 

aventura

 

Conoce tus límites y desafíalos. Si te encuentras encajada en una vida cómoda que no te emociona, plantéate un cambio. Porque nunca nos sentimos más vivos que cuando hacemos planes y nos ponemos a prueba trabajando por convertirlos en realidad. No dejes de moverte mientras quieras sentirte viva. Para llegar a comprenderte a ti misma, tu fin último y a aquellos que te rodean, necesitas mantenerte en movimiento. El mundo es inmenso, te está esperando y lo único que te frena para lanzarte a descubrirlo eres tú misma. Ya sea una mudanza hacia nuevo apartamento, o una mudanza internacional hacia una nueva ciudad o un nuevo continente, empezar de cero no solo cambia el escenario en el que ocurre tu vida, sino el modo en el que vives. Múdate al menos cinco veces en tu vida, sumérgete en algo nuevo que la transforme.

 

 

1. PARA ALEJARTE DE LO CONOCIDO

 

La primera vez que cambies de residencia será como abrir los ojos al resto del mundo. Pero antes de lanzarte a lo desconocido tendrás que decir adiós a todo aquello con lo que creciste y que te es familiar. Ese pequeño entorno que constituía tu “micromundo” y que, hasta entonces, había sido suficiente para saciar tu curiosidad. Abandonarás el hogar familiar y te encontrarás a ti misma en medio del caos.

 

caos mudanza

 

Probablemente este primer cambio sea el más difícil. Además, suele coincidir con la llegada de una madurez recién estrenada que es la responsable de tus nuevas aspiraciones. Te darás cuenta de que la decisión que has tomado conlleva sentir miedos y soledad de un modo totalmente desconocido. Pasarás a ser extranjera, forastera, refugiada. Este movimiento implica cambiar todo lo que siempre has apreciado por la idea de que debe de haber algo mejor ahí fuera y, si estás realmente convencida, lo encontrarás. Sé valiente porque va a merecer la pena.

 

 

2. PARA VIVIR NUEVAS EXPERIENCIAS

 

Tus inquietudes te conducirán al segundo cambio. Te habrás acostumbrado ya a tu entorno que, ahora te resultará de nuevo cómodo e incluso aburrido. Habrás comprendido que, aunque es imposible conocer todo el mundo, merece la pena intentarlo.

 

Mudanza cambio

 

Ya no te lanzarás al vacío de la misma manera que la primera vez. Los miedos serán menores porque ya habrás experimentado la sensación de hacer nuevos amigos. No sabrás a quiénes conocerás esta vez pero sabrás por experiencia que compensa. A pesar de que volverás a enfrentarte a la incertidumbre de un futuro desconocido, estarás dispuesta a ello porque en una balanza tus ganas de explorar pesarán más que la comodidad.

 

 

3. PARA PERSEGUIR EL AMOR

 

Perseguir el amor es perseguir la felicidad, que al fin y al cabo es el propósito de la vida. Es reconocer que estás dispuesta a ir a alcanzar el amor, que es algo que todos, más abiertamente o menos, deseamos.

 

Porque el amor, por muy cursi que pueda sonar esto, es el motor que mueve todas nuestras decisiones. Es el sentimiento por el que somos capaces de reunir valor para seguir adelante incluso en las circunstancias más complicadas. Por eso no hay motivo más noble por el que dejarlo todo, coger la maleta y hacer una mudanza una vez más. No creas que eres débil o irresponsable por ir tras esa persona que llena tu vida. Al contrario, es honesto admitir que no hay nada más importante. Es fundamental que la felicidad encabece tu lista de prioridades y este nuevo cambio implica ser fiel a esa prioridad y a ti misma. ¿Se te ocurre algo mejor por lo que dejarlo todo?

 

mudanza por amor

 

Si crees que has encontrado el amor, no lo dejes escapar. Ya sea una persona, un trabajo, un país o una cultura, sal a la caza de aquello que vaya a hacer tus ojos brillar de emoción. Si el trabajo de tus sueños está en Singapur, no lo dudes. Si te imaginas cogiendo olas en Samoa o criando ovejas en Irlanda, ve a por ello. Si el hombre de tu vida acaba de hacer su aparición, apuesta por vosotros y aventúrate. Demasiadas pocas veces se sienten estas emociones como para desperdiciarlas dejándolas pasar sin disfrutarlas.

 

 

4. PARA ESCAPAR DE ESE AMOR

 

Algunos amores no duran para siempre. A pesar del dolor que suele conllevar y visto con perspectiva, un año de amor es mejor que ningún año de amor. Puede que esa persona fuera perfecta para ti en un momento determinado de tu vida, que te hiciera feliz en unas circunstancias concretas. Puede que evoluciones profesionalmente y el que era el trabajo de tus sueños ya no te satisfaga. Puede que la pasión que antes llenaba tu vida ahora no signifique tanto para ti.

 

mudanza por desamor

 

Las circunstancias cambian, tú evolucionas y debes ser flexible para encontrar la felicidad de nuevo. Si fuiste libre para perseguir el amor cuando nació, sé libre también para admitir que se ha acabado. Solo porque haya terminado no quiere decir que no fuera real. El amor, como la felicidad, se mide por su intensidad y no por su duración. Vive plenamente acorde con lo que sientas sin aferrarte al pasado. No permitas que el miedo al futuro te mantenga anclada a vivencias pasadas. Al fin y al cabo eso es otra forma de comodidad.

 

Evita acomodarte en la autocompasión y lánzate a nuevos proyectos. Ya habrás aprendido por tus experiencias anteriores que un nuevo comienzo es una gran oportunidad para encontrar aquello que haga que tu corazón vuelva a latir con fuerza. No tienes opción: si quieres volver a ganar, tendrás que volver a apostar.

 

 

5. PARA EMPEZAR DE NUEVO

 

Es una mala costumbre del género humano olvidar una y otra vez aquello que la vida nos ha enseñado. Resulta inevitable: a la menor oportunidad tenderás a acomodarte. Por inexplicable que pueda parecer, nos aferramos a lo conocido pero, si deseas tener una vida extraordinaria, tendrás que esforzarte cada día por salir de lo ordinario. Resístete a caer en la rutina de una vida fácil, mantente en guardia y desafía los límites del confort.

 

mudanza para volver a empezar

 

Para sentirte continuamente viva debes estar dispuesta a transformarte. Reinvéntate una y otra vez. Descubrirás diferentes versiones de ti misma como persona, como amante, como amiga y como profesional. Acepta la idea de que la vida es aprendizaje y que enfrentarte a nuevos retos te permitirá exprimir lo mejor de ti misma y saborear los distintos matices de la vida.

 

 

ATRÉVETE A DAR EL PRIMER PASO

 

Una mudanza te ayudará a renovarte. Todos los aspectos del cambio, hasta los que puedan parecer más irrelevantes como la búsqueda o la decoración del nuevo lugar para vivir, contribuyen a aportar emoción a tu existencia. Disfruta de ellos y de todo lo que conllevan. Por ejemplo, aprovecha la mudanza para deshacerte de lo que ya no necesitas. Suelta lastre. Acumular cosas solo te restará movilidad, ayudará a que te apoltrones y te alejará de la vida apasionante que estás deseando llevar.

 

Tampoco se trata de vivir como un nómada viajando constantemente sin rumbo, sino de estar dispuesta a desplazarte allá donde se encuentre la felicidad. La estabilidad aporta tranquilidad pero, teniendo toda la vejez para estar tranquila, ¿de verdad estás dispuesta a renunciar a todo lo que la vida guarda para ti mientras eres joven? Arriésgate, merecerá la pena.

 

mudanza por aventura

 

¿Cómo lo ves tú? ¿Alguna vez una mudanza ha cambiado tu forma de ver la vida? Si no lo has hecho nunca, ¿te sientes con libertad para tomar las riendas de tu vida de esa manera? Porque la realidad es que probablemente estés preparada. Pero, en caso de que la respuesta sea negativa, ¿qué es lo que te lo impide? Ten presente tu lista de prioridades y recuerda tomar todas tus decisiones, las importantes y las que no lo parezcan tanto. ¿Qué motivos te llevarían a tomar la determinación de mudarte? No lo olvides, la felicidad puede estar esperándote en tu nuevo destino.

 

 

¿te parece interesante? ¡compártelo!
¿quieres un presupuesto?
otros temas interesantes
últimas entradas
Imagen de seguimiento