Mudanzas en Barcelona: Que hacemos con los muebles y grandes electrodomesticos?<< volver
Miércoles, 20 de Mayo de 2015

empresas de mudanzas mudanzas barcelona

La tranquilidad de nuestro hogar peligra cuando llega el fatídico día en que nos tenemos que enfrentar a una mudanza. Los motivos son muchos: un cambio de trabajo, buscamos ampliar la familia y necesitamos una casa más grande o, simplemente, hemos decidido cambiar de aires y conocer nuevos entornos. Empezar de nuevo es siempre un reto y un momento de satisfacción e ilusión, aunque, muchas veces, se ve enturbiado con un proceso largo y agobiante de mudanza, que, al final, hace que no veamos el fin o nos arrepintamos de la decisión. La mejor forma de evitar esto es contar con una buena organización y gestión de todo el proceso. Para ello, podemos ponernos manos a la obra con responsabilidad y controlando el estrés o dejándolo todo en manos de unas empresas de mudanzas que se encargarán de facilitarnos la mudanza a Barcelona.

 

 

mudanzas

 

PROCESO DE MUDANZA

 

A la hora de comenzar la mudanza, debemos tener en cuenta, en primer lugar, que la organización es el criterio a seguir. Para ello, podemos comenzar midiendo los muebles y las dimensiones de nuestro nuevo hogar para saber qué va a entrar en la casa nueva y cómo. Una opción que nos ahorrará tiempo y esfuerzo es tener claro dónde vamos a colocar cada objeto y valorar las dimensiones y distribución de los cuartos. Así, si queremos amueblar una habitación con un armario, una cama y un escritorio; los podemos dibujar y tomar las medidas y dimensiones del suelo e, incluso, marcar con cinta adhesiva el volumen de cada objeto. De esta manera, vemos el espacio del que disponemos y cómo puede quedar mejor. Esto será una gran ayuda para que la descarga sea mucho más rápida, eficiente y económica. Por otro lado, la planificación suele ser un buen momento para deshacernos de aquellos muebles u objetos que no vamos a utilizar y sólo nos servirán para ocupar espacio y acumular suciedad.

 

Tras una planificación inicial, debemos comenzar empaquetando aquellos objetos que resulten imprescindibles para los primeros días. Incluiríamos ropa; vajilla; productos de cocina y baño; o ropa de cama, ya que las mudanzas suelen tardar y desempaquetar todo los objetos puede llevar su tiempo. De esta forma, la mejor opción es comenzar por ir embalando todos los objetos de menor uso, como los que estén en los altillos, trasteros o fondos de armario, mientras que los platos, cubiertos y objetos de uso diario quedarán para el final. Además, debemos guardarlo todo por estancias, para su mejor localización, y facilitar el trabajo tanto propio como de los profesionales. De manera que etiquetaremos todo y haremos inventario de dormitorios, salón, cocina... Hasta ordenar todo el mobiliario.

 

 

organizar mudanza

 

 

 

La mejor opción para el guardado es su almacenaje por cajas de cartón y bolsas de basura. Incluso, las mantas, edredones o almohadas pueden servirnos como aislantes para transportar los objetos más frágiles y delicados y evitar posibles roturas. En estas cajas, debemos incluir la palabra FRÁGIL, para saber con cuáles tener mayor cuidado. Los libros y objetos de peso es mejor guardarlos en cajas pequeñas, para que sean más fáciles de manejar. En caso de decidirnos por contratar una empresa especializada, esta nos ayudará en el proceso y nos proporcionará los distintos tipos de embalaje para garantizar su seguridad. Unos de los principales problemas que muchas familias se encuentran son, precisamente, los daños en los objetos, ocasionados por un embalaje deficitario realizado por ellos mismos. Además, un seguro contratado por el cliente no cubre estos desperfectos, si el embalaje no lo ha realizado personal cualificado.

 

 

Entre las distintas posibilidades de mudanzas, podemos optar por contratar vehículos de alquiler que ofrecen furgonetas de distintos tamaños para transportar los objetos y hacer la mudanza uno mismo. Otra opción es dejar todo en manos de los profesionales, que serán los encargados de todo el proceso de embalaje y transporte. Estos, mediante un estudio previo de los volúmenes que han de transportar y el tipo de material, podrán realizar la mudanza a Barcelona de una forma segura y cómoda.

 

 

vehiculo mudanza

 

 

Ante todo, cuando vayamos a preparar una mudanza, debemos saber que las prisas y la improvisación nunca son buenas compañeras, por lo que lo mejor es realizar una planificación adecuada y con suficiente antelación para evitar sorpresas y valorar la mejor de las opciones que tenemos disponibles.

 

 

CUÁL ES LA MEJOR OPCIÓN PARA NUESTRA MUDANZA

 

Trasladar pequeños electrodomésticos, maletas y objetos menores es fácil, ya que lo podemos realizar con nuestro propio coche o, incluso, con la ayuda de algún amigo o familiar, sin mayor dificultad. Pero el proceso se complica cuando tenemos que desmontar, transportar y montar grandes muebles u objetos y electrodomésticos muy frágiles, ya que, al ser más delicados, suponen un verdadero quebradero de cabeza a la hora de su mudanza a Barcelona. Por este motivo, podemos optar por varias alternativas, como confiar nuestro mobiliario a un manitas, que nos ahorrará dinero, pero no nos garantizará el cuidado y protección de los objetos y, además, tendremos problemas, en caso de querer reclamar. Otra posibilidad es contratar un camión de alquiler y trasladar los objetos por nuestra cuenta. Esta opción resulta muy económica, aunque también muy arriesgada y estresante, ya que los objetos pueden llegar a sufrir desperfectos y nosotros cargaremos con todo el trabajo. En último lugar, existe otra opción que, además de ser económica, ofrece mayor seriedad y fiabilidad: contratar una empresa especializada en mudanzas. Estas ofrecen mudanzas no solo dentro del territorio nacional, sino también internacional, así como otros servicios adicionales (la recogida de mobiliario en tiendas, el guardado de muebles de gran volumen o embalajes frágiles).

 

 

 

En esos momentos de tanto agobio y estrés, necesitamos contar con la tranquilidad y confianza de grandes profesionales que nos ofrezcan un servicio personalizado, adaptado a nuestras necesidades y siempre con las mayores garantías de calidad y seriedad. Una empresa de mudanzas ofrece estas ventajas, además de otras muchas, como la seguridad. Un
problema muy común y que suele preocuparnos, en gran medida, cuando nos enfrentamos a una mudanza, es que algún objeto o mueble se rompa o pierda. En este sentido, contratar la mudanza a Barcelona será mucho más seguro y tranquilo, ya que los profesionales saben cómo llevar a cabo el proceso de empaquetado de los distintos artículos para que esto no ocurra. Asimismo, cuentan con los medios adecuados (herramientas, elevadores, material de embalaje o vehículos) para garantizar que todos los paquetes estén bien embalados y atados, de forma que no puedan soltarse ni deteriorarse durante el trayecto. En este aspecto, otra gran ventaja que podemos incluir es que los profesionales disponen de los conocimientos necesarios para poder desmontar y volver a montar todos los muebles, de manera que queden como estaban antes de la mudanza a Barcelona. Todo esto nos va a ahorrar tiempo, dinero y esfuerzo y garantizará la seguridad de todos los objetos. En caso de que exista algún problema o accidente, será la empresa la que se hace cargo de los daños, con sus correspondientes seguros.

 

 

daños mudanza

 

 

Otro aspecto muy importante, cuando nos decidimos por empezar una mudanza a Barcelona, es que, al contratar algún profesional o empresa, sean capaces de ajustarse a nuestras necesidades y deseos personales, esto es, que nos ofrezcan un trato personalizado y cercano. Si, por ejemplo, preferimos embalar nosotros todos los artículos porque queremos llevar un orden propio, podemos solicitarle a la empresa contratada el material de embalaje que vayamos a utilizar con antelación y solamente contactar con ella para quedar el día y a la hora que queramos que lo recojan todo. Ante esta opción, es muy recomendable que etiquetemos todas las cajas, en función de si son más frágiles o pesadas, e incluyamos etiquetas en la parte superior y los laterales, para que, una vez que iniciemos la mudanza a Barcelona, los profesionales puedan saber dónde y cómo apilarlas, sin que resulten dañados los objetos.

 

 

 

Además de estos aspectos, son importantes tanto la rapidez como el ahorro y es cierto que si nos decidimos por trasladar todo por nuestra cuenta o contar con un manitas, ni el tiempo será el que marcamos ni tampoco el dinero que, al final, nos cuesta toda la mudanza. Realizar una mudanza a Barcelona de forma individual nos resultará más caro, a la larga. Al calcular los gastos, debemos tener en cuenta también los materiales de embalaje, cinta aislante, cajas, bolsas y vehículos disponibles y todo esto encarece el precio. Por otro lado, la lentitud es un gran inconveniente. Muchas veces, cuando tenemos que movilizarnos continuamente, dar portes y, a la vez, organizar cada casa. En este caso, una empresa de mudanzas juega con una gran ventaja, ya que busca que no se paralice el proceso, por lo que resultará más rápido y eficaz.

 

 

 empresa mudanzas

 

 

En definitiva, podemos decir que un proceso de mudanza a Barcelona es largo y muy estresante, por lo que lo mejor es tomárnoslo con mucha calma y sin agobios. Por eso, la mejor opción es invertir en profesionales cualificados y ahorrar mucho en estrés y preocupaciones, para poder disfrutar de lo que realmente importa, nuestro nuevo hogar y nuestra nueva vida.

 

 

No lo podemos permitir, una inversión en seguridad y calidad en la mudanza a Barcelona.

 

 

 

¿te parece interesante? ¡compártelo!
¿quieres un presupuesto?
otros temas interesantes
últimas entradas
Imagen de seguimiento