Paginas de anuncios con mudanzas baratas o empresas de mudanzas fiables?<< volver
Miércoles, 15 de Julio de 2015

mudanzas baratas barcelona

Los procesos de mudanzas, sean economicas o no, en Barcelona, se pueden producir por muy diversas situaciones: desde un cambio de domicilio por motivos laborales, una ampliación familiar que requiere una casa más grande o, simplemente, el deseo de buscar otro barrio que se ajuste mejor a las necesidades de sus miembros. Cuando se plantean mudanzas economicas en Barcelona, en muchas ocasiones, lo que debería ser algo agradable, ilusionante y un motivo para la alegría se convierte en un verdadero quebradero de cabeza. Esto ocurre por diversos factores, como no saber enfocar el proceso, por nervios y agobio ante la enorme cantidad de cosas que hay que transportar y el poco tiempo disponible o por los continuos imprevistos y problemas que van surgiendo, que entorpecen y alargan el proceso excesivamente.

 

De esta forma, llega a convertirse en una situación estresante, que desmoraliza y agota a la persona, por no poder cumplir con los objetivos marcados, de una forma eficaz y ordenada. Además, la falta de conocimiento y experiencia en estas gestiones suele llevar a cometer algunos típicos errores que, a veces, echan por tierra una rápida y ordenada organización.

 

 

mudanzas baratas 


 

 

 

 

ERRORES HABITUALES EN LAS MUDANZAS:

 

Existen hábitos muy comunes a la hora de llevar a cabo la mudanza, que no solo retrasan el proceso, sino que, además, acarrean más tiempo, dinero y esfuerzo de forma innecesaria, lo que se traduce en una mayor desesperación para quien la realiza. Por ello, es necesario evitar ciertos errores comunes que perjudicarán enormemente la gestión:

 

 

 

1. Sobreestimar el volumen de elementos a transportar. En muchas ocasiones, la persona se confía pensando que, en realidad, son cuatro cosas las que hay que embalar, que ocuparán poco espacio y supondrá poco tiempo llevarlas al nuevo hogar. Pero, cuando llega el momento de la marcha, las cajas comienzan a multiplicarse y lo que se calculaba como una gestión pequeña se convierte en un proceso largo y costoso. Por ello, es recomendable estimar, previamente, la cantidad de cajones y armarios que hay en la casa y en cuántas cajas se podrían organizar. En este punto, un buen consejo es valorar las cosas que hay y seleccionar las que están en desuso o han dejado de ser útiles. Estas pueden venderse y es posible obtener un dinero extra para cubrir gastos, regalarse a algún familiar o tirarse a la basura. Algo que ahorrará tiempo y dinero para que el proceso sea más ágil.

 

 

 

2. Realizar la mudanza uno mismo o pedir ayuda a un amigo o familiar. En muchas ocasiones, lo que se ve como una forma de ahorro económico acaba siendo un gasto mayúsculo, tanto de dinero como de tiempo y esfuerzo. Es muy habitual creer que uno mismo, o con ayuda de algún amigo, puede realizar todo el proceso de la mudanza. Esto requiere de un gran esfuerzo físico, mucha planificación y cuidado, ya que transportar unas ochenta o noventa cajas (cargadas con electrodomésticos, muebles, vajillas, espejos o jarrones) resulta enormemente complicado, si no se cuenta con la ayuda de personal cualificado, que sepa cómo se debe organizar el embalaje para que ningún elemento sufra desperfectos, la mejor forma de transportarlo o cómo descargarlo y montarlo, posteriormente.

 

Este proceso requiere de un vehículo adecuado y suficientemente grande para poder albergar en él todo el mobiliario, lo que supone ya un coste de dinero elevado, el cual asciende a unos 200 euros. Posteriormente, el montaje y desmontaje de muebles y aparatos suele hacerse sin demasiadas destrezas, por lo que es fácil que quede mal o, incluso, se destroce algo por el desconocimiento. Además, el embalaje utilizado no suele ser el más recomendable, ya que no se dispone de cajas y bolsas especiales para ello, por lo que es habitual que se rompan muchos objetos en el camino, debido a empaquetados deficientes. Y, si se compran materiales idóneos, como precintos, cajas de cartón adecuadas o bolsas de burbujas, el precio aumentará, en torno a unos 90 o 100 euros más.

 

 

material mudanza

 

 

El transporte de tantos objetos, muchos de ellos de elevado peso y tamaño, suele ser, para el que los lleva, un esfuerzo demasiado agresivo para su cuerpo. Especialmente si no está acostumbrado o desconoce la posición y forma en que debe repartirse el peso. Se llegan a producir lesiones como lumbagos, tirones o caídas. Un error muy común es llevar grandes cajas muy cargadas o los típicos embalajes llenos de libros. Quienes lo hacen, por desconocimiento, suelen verse afectados de problemas musculares, a veces, bastante serios.

 

 

Además, el tiempo que, en un principio, se estipula para realizar todo el transporte, con frecuencia aumenta exponencialmente, debido a problemas de última hora, falta de materiales o imprevistos, lo que supone un grave inconveniente para familias que tienen ritmos y rutinas de vida establecidos, como colegio, trabajo o problemas con la fecha de salida de la anterior vivienda. En este sentido, existen casos en los que la persona tiene que pagar un mes más de lo previsto para poder desalojar completamente la antigua casa, debido a la lentitud o falta de organización, por lo que se incrementa el coste del proceso.

 

 

3. Elegir profesionales inadecuados. Existe, en internet, multitud de páginas de anuncios y ofertas de personal que se encarga de realizar cualquier tipo de mudanza a precios muy bajos. El primer consejo es que se desconfíe de este tipo de trabajadores, ya que la seriedad y calidad no suelen ser sus principales virtudes. Cuando se elige un profesional por una motivación exclusivamente económica, es muy posible que, al final, lo barato salga caro y lo que, en principio, se preveía como una ganga acabe siendo un gran error que no solo supondrá un gasto mucho mayor, sino que, además, se perderá tiempo, dinero y algún importante objeto por el camino. Por ello, es necesario realizar una pequeña investigación previa para saber qué hay en el mercado y comprobar cómo aquellos que se anuncian tanto de personal de mudanzas, como de pintores o electricistas suelen saber poco de cada profesión.

 

 

profesionales

 

 

 

Por este motivo, la mejor recomendación es buscar una empresa con buena reputación, que ofrezca eficacia, experiencia y garantías reales, para que, en caso de que exista algún problema o desperfecto, proporcione una adecuada cobertura. No hay que contactar con personal no cualificado, que puede desaparecer, si se produce un incidente o se rompe algún objeto. Además, las compañías serias ofrecen otras muchas prestaciones, derivadas de la mudanza, como recogida en tiendas, almacenes para guardar los muebles o material especial para objetos muy frágiles.

 

 


CÓMO EVITAR LOS ERRORES MÁS COMUNES

 

 

Para que el proceso se gestione de forma eficaz, económica y seria, es necesario seguir una serie de pautas que lo agilizarán y mejorarán enormemente:

 

1. Se debe hacer un inventario de todo lo que es necesario empaquetar, calcular las dimensiones y ubicaciones y valorar cómo gestionar el proceso.

 

2. No realizar la mudanza por cuenta propia, ya que, aunque pueda parecer una opción económica y eficaz, al final, será una verdadera odisea que no solo conllevará mayor gasto y esfuerzo, sino que puede acabar desesperando y agobiando a quien la realiza. Además, las tardanzas, extravíos y roturas de mobiliario pueden provocar también pérdidas de fianzas en el alquiler. Es mejor pagar con dinero por un trabajo bien hecho que con la propia salud por un proceso caótico y desastroso.

 

3. Pedir información y recomendación a familiares o amigos que hayan realizado mudanzas previamente sobre empresas que sean serias y eficaces. Hay que desechar todas las opiniones que merezcan poca credibilidad y confianza.

 

4. Contactar con una empresa seria y con experiencia, que aporte garantías. Solicitar información de cuánto costaría el trasporte, gastos asociados y la respuesta que esta ofrecería ante cualquier imprevisto o complicación.

 

 

profesionales mudanza

 

5. Desconfiar de páginas web donde se anuncien manitas y profesionales sin domicilio conocido o que ofrezcan un trasporte a precios muy bajos. Elegir esta opción, además de ser arriesgado, será también más caro, ya que es muy probable que se produzcan roturas o extravío de objetos y solo las empresas serias ofrecen cobertura en casos de accidentes.

 

6. Acordar con la compañía los términos de la mudanza, la forma de pago y cómo realizarlo y si cubre la totalidad del proceso (desde el empaquetado hasta la colocación final del mobiliario) o solo ofrece la carga y descarga. En muchos casos, es posible dejar todo el trasporte en manos de una empresa especializada, que se encargará de su gestión, sin la menor complicación o pérdida de tiempo para el interesado. Es necesario elegir muy bien para evitar sorpresas.

 

7. Evitar las empresas de bajo coste, que no suelen ofrecer garantías en el trasporte, por lo que pueden provocar más de un disgusto y salir muy caras.

 

 

CONCLUSIÓN

 

Una mudanza no es una tarea cualquiera y, en muchos casos, una mala elección puede provocar pánico, estrés y frustración y hacer que la llegada al nuevo hogar se produzca sin ilusión ni interés.

 

De esta forma, para conseguir un cambio de residencia rápido, eficaz y sin imprevistos, en una ciudad como Barcelona, se hace necesario contar con un equipo de profesionales con experiencia que sabrán muy bien cómo actuar en cualquier situación y harán posible un proceso tranquilo, seguro y muy agradable para quien lo realiza.

 

¿te parece interesante? ¡compártelo!
¿quieres un presupuesto?
otros temas interesantes
últimas entradas
Imagen de seguimiento